Redacción 3

Charly Sinewan: “ La vida se pasa rápido y los sueños están para cumplirlos”

Charly Sinewan cumple su sueño y convierte su vida en un viaje alrededor del mundo en compañía de su única amiga; su moto.

Sandra Serrano, Noemí Casquet y Beatriz Salcedo - 14/12/2014 - Barcelona

Carlos García Portal, madrileño de 39 años, soñador y viajero. Dos adjetivos que marcan su futuro y su presente. Desde siempre se ha considerado un aficionado a los viajes, pasión que heredó de sus padres, quienes pese a pertenecer a una generación en la que las fronteras pesaban mucho, también salieron a ver mundo. Muchos no lo conocemos como Carlos García, sino como Charly Sinewan, un nombre que sus amigos bautizaron de esta manera: “Conocía los viajes del actor Ewan McGregor, así que mis amigos me decían que mi proyecto era “sin Ewan”, por lo que acabó con “Sinewan” de apellido. Este proyecto del que habla es el que comenzó a realizar hace cinco años y continúa. Entre 2009 y 2013 Charly ha recorrido cerca de 48 países y 100.000 kilómetros, pero lo más importante, esto no lo ha hecho en avión, su aventura se mide en dos ruedas y se llama BMW.

Charly Sinewan y su moto en África. Fuente: Charly Sinewan.

Charly Sinewan y su moto en África. Fuente: Charly Sinewan.

La idea de viajar nace a consecuencia del estrés que vivía en su trabajo como agente inmobiliario, entre otras muchas cosas. Así que pidió una excedencia laboral y se fue a Australia. En un primer momento, el viaje tenía una previsión de 6 meses aunque se alargó hasta 8 meses. Cuando volvió a Madrid decidió dejarlo todo, vender su casa y todas sus pertenencias y viajar sin billete de vuelta.  Desde ese momento, Sinewan es un trotamundos madrileño para quien no hay nada más apasionante que ir en busca del horizonte.

Mediante su blog comparte todas sus experiencias y viajes con muchos seguidores, haciéndonos disfrutar de ese viaje que nunca acaba. Comparte cada domingo sus aventuras en formato de vídeo en su propio canal de Youtube que cuenta con 6.232 suscriptores. Gracias a la cámara, Charly Sinewan no se siente tan solo. Y cuando nos explica esta confesión no para de reír.

– ¡Es muy friki esto! Estoy hablando con la cámara todo el día. Hay veces que me veo en los vídeos editados y me planteo qué pensará la gente de un tío que va solo por la calle hablándole a una cámara. He llegado a tener intimidad con mi cámara al estar continuamente hablándole. – añade.

Grabarse no fue sencillo. En sus primeros días en Marruecos, según confirma, “ves a un tío que se graba y que se confunde mucho cuando mira a la cámara. Ahora estoy mucho más habituado y lo grabo todo.”

Su presencia es cautivadora, con una cercanía inusual en los tiempos que vivimos. Nada más vernos nos abraza fuertemente y nos sonríe de forma natural y sincera, sin añadidos. Su personalidad ya la conocemos gracias a sus 154 vídeos que circulan por la red. Nos intriga conocer si existe alguna diferencia entre la persona y el personaje, pero él lo niega rotundamente. “El personaje soy yo. Son muchas horas expuesto a la cámara, sería imposible interpretarlo y evidentemente hay veces que elimino cosas porque no me gusta que se vean de mí, porque son demasiado íntimas o incluso por vergüenza.”

Romper con lo establecido

Charly Sinewan nada a contracorriente. A sus 39 años lo único que tiene es su moto y sus ganas imparables de seguir viajando y descubriendo mundo. Tal y como afirma, le costó muchísimo tomar esa decisiónn, pero desde que lo hizo, ha dejado de tener miedos y vértigo.

“Los viajes te abren muchas puertas, dentro del viaje y en tu vida que al final se convierte en un viaje, y sé que las puertas se abren y se abrirán hacia  no sé dónde y no tengo ningún miedo a lo que venga, que será bueno.”

Nos intriga saber qué ocurrió en ese viaje a Australia para que tomara la decisión de cambiar de vida completamente.

– Empezó a cambiar al mes y medio que crucé la India. Había pasado Irán y Pakistán, que eran los dos puntos negros del viaje y lo que me daba mucho respeto. Llegué a la India y me sentí un súperhéroe. Viajar no es difícil, la gente es cercana y agradable y es una experiencia increíble. Fue ahí cuando empecé a ver que era una persona diferente y me gustó mucho más esa que la que era en Madrid. – declara.

Su experiencia viajando es muy amplia y ha estado en los lugares más maravillosos del mundo. Pero cuando le preguntamos por uno, no sabe cuál escoger.  “He tenido muy buenas experiencias en Irán, en Indonesia, en Nigeria, Angola, Sudáfrica… Al final las experiencias son las personas con las que te encuentras. He sentido muchas cosas especiales en muchos sitios casi siempre relacionadas con las personas que he conocido y con las que he estado.”

Cuando hablamos de su vida privada, Charly tiene una idea muy clara. La vuelta al mundo la hará totalmente solo y, de momento, no tiene tiempo para el amor. “Llevar una relación de esta forma es muy complicado, porque debería ser a distancia”, nos aclara. Aunque haya tenido romances pasajeros con fecha de caducidad.

– Yo no viajo, yo vivo. Esto mi vida, entonces, llevo una vida normal. A veces estoy muchos días parado en un sitio y salgo con gente como si estuviera en un bar en Madrid. Ya depende de donde estés y la suerte que tengas de encontrar a alguien con quien sientas una atracción mutua.- corrobora Charly.

Vivir el presente, sin planes de futuro

El futuro de Charly Sinewan no está nada claro. Es una persona que vive el presente y no piensa en absoluto en lo que pasará. Dentro de 5 años quizás haya acabado su vuelta al mundo y tiene la esperanza de que se abrirán nuevas puertas que desconoce hacia dónde conducen. No se imagina nuevamente en una oficina y con una vida rutinaria como hace 5 años tenía. Ya que, tal y como afirma, “todas las personas que vivimos este tipo de vida viajera y nómada, estamos infectados para toda la vida”.

Antes de despedirnos le preguntamos sobre la financiación de su viaje. Gracias a sus patrocinadores (BMW, Touratech, Minube, Idealista, Pirelli y Rolen Motor) puede hacer realidad su sueño. Aunque nos asegura que no es tan caro como la gente imagina y se debe mantener un presupuesto mensual o semanal. En muchas ocasiones prescinde de hoteles y acampa en mitad de la nada. Hay veces que, gracias a la generosidad de muchas personas, puede dormir y comer en sus casas. En lugares como Africa o Asia, la vida resulta mas economica. Por lo tanto, con un presupuesto menor puede mantener el viaje. Aunque lo más difícil no es la economía sino dejarlo todo atrás y luchar por tu sueño. Algo que, actualmente, muy pocos se atreven.

Charly se despide con un caluroso abrazo y sonríe constantemente. Tiene previsto seguir su viaje en Madagascar, donde dejó su BMW F 800GS en un taller. Se le nota nervioso, ansioso por retomar la carretera y no dejarla nunca.

Charly en África con su BMW. Fuente: Charly Sinewan

Charly en África con su BMW. Fuente: Charly Sinewan

Anuncios

Los comentarios están cerrados.